martes, 24 de noviembre de 2009

Inmunologia y Alergias: GRAN CAMPAÑA INMUNOLOGICA

Inmunologia y Alergias: GRAN CAMPAÑA INMUNOLOGICA

¿Que es una prueba de alergia?

Si es alérgico, usted está reaccionando a una sustancia en particular. Cualquier sustancia que pueda ocasionar una reacción alérgica se denomina alérgeno. Para determinar cuáles son las causantes específicas de sus alergias, su especialista en alergias o inmunólogo hará unas pruebas efectivas y seguras sobre su piel, o a veces en la sangre, con diminutas cantidades de los alérgenos que por lo común son las causas de los problemas.
Las pruebas de alergia están diseñadas para reunir la información más específica posible con el objetivo de que su médico determine a qué es alérgico usted y le suministre el mejor tratamiento.

¿Quién debe ser sometido a una prueba de alergia?

Los adultos y niños de cualquier edad con síntomas que sugieran alergia. Los síntomas de la alergia incluyen:

Síntomas respiratorios: picor en ojos, nariz o garganta; congestión nasal, nariz tupida, ojos llorosos, congestión de pecho o respiración sibilante

domingo, 18 de octubre de 2009

Cumpliendo los objetivos propuestos IPIAN Reinicia sus campañas en  MARCONA  los dias 13,14 15 de Agosto 2010
La atencion se dara en el Local del SINDICATO DE OBREROS SHOUGAN HIERRO PERU de 8 a 20 horas.
Cualquier informacion a los telefonos: 999855648, 999647501 .
Asi mismo se brindara servicio de Ecografia : Abdominal,vejiga, prostata, renal, Pelvica, Obstetrica, Partes blandas Tiroides, Nodulos Bocio; Testiculos; Mamas, Lipomas.
Oftalmologia : Atendera despistaje de Glaucoma, examen de vias lacrimales, agudeza visual, atendera tanto a niños como adultos.
Laboratorio Clinico : Perfil Hepatico, Perfil Lipidico. Hemograma, Hemoglobina, Glucosa, orina, PSA, Marcadores tumorales, Hisopado faringeo, y ahora se atiende examenes especiales con la misma rapidez y confiabilidad de siempre.
Gastroenterologia: Estara atendiendo sobre patologias referentes al estomago, realizara endoscopias, previas citas no olvidar estar en ayunas
Es probable que las alergias hagan que tus ojos lloren, que tu nariz gotee,que la piel te pique y se inflame, que se te hinchen la garganta, y los oidos, y que te duela el estomago, incluso puedan provocarte diarrea...¡HORRIBLE! Pero  no te preocupes Si tienes alergia, puedes acudir a un médico especialista llamado Inmunologo.
El se asegurara que tu vuelvas a sentirte bien
APROVECHA ESTA OPORTUNIDAD  DE CUIDAR TU SALUD NO ESPERES QUE SEA DEMASIADO TARDE.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Los alergenos alimentarios más habituales

La Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología estima que hasta 2 millones de niños norteamericanos, o el 8% de todos los ni?os de EE.UU. padecen alergias alimentarias, y que hay ocho alimentos que son los "culpables" de la mayoría de las alergias alimentarias infantiles: los huevos, el pescado, la leche, los cacahuetes, el marisco, la soja, los frutos secos y el trigo.

  • Leche de vaca (o proteína de la leche de vaca): Entre el 1% y el 7,5% de los lactantes son alérgicos a las proteínas presentes en la leche de vaca y en las leches infantiles elaboradas con leche de vaca. En torno al 80% de las leches artificiales comercializadas están elaboradas con leche de vaca. Cuando un lactante (o un niño o un adulto) tiene alergia a la proteina de la leche de vaca significa que su sistema inmunitario reacciona de forma anómala cuando toma leche de fórmula porque ésta contiene las proteinas presentes en la leche de vaca que se utiliza para elaborarla la mayoría de las leches infantiles. Las proteinas de la leche también pueden ser un ingrediente "ocultado" en muchos alimentos preparados.

  • Huevos: La alergia al huevo, una de las alergias alimentarias más frecuentes en lactantes y niños pequeños, puede plantear grandes desafios a los padres. Puesto que los huevos se utilizan en muchos alimentos de consumo infantil -en bastantes casos como ingredientes "ocultos"-, la alergia al huevo es difícil de diagnosticar. Este tipo de alergia se suele manifestar muy precozmente, pero la mayorìa de los niños la superan alrededor de los 5 años de edad. La mayoría de los niños que padecen esta alergia son alérgicos a las proteínas de la clara, pero algunos tampoco toleran las proteínas de la yema.

  • Pescado y marisco: las proteinas del pescado pueden provocar diversos tipos de reacciones alérgicas. Este tipo de alergia alimentaria también es una de las más frecuentes en los adultos, y los niños no siempre la acaban superando con la edad.

  • Cacahuetes y frutos secos: Los cacahuetes se encuentran entre los alergenos alimentarios que provocan reacciones más graves, y a veces desencadenan reacciones que pueden poner en peligro la vida del paciente. En EE.UU., hay aproximadamente 1,5 millones de personas alérgicas a los cacahuetes (que no son realmente un fruto seco, sino una legumbre, es decir, pertenecen a la familia de los guisantes y las lentejas). La mitad de las personas alérgicas a los cacahuetes también son alérgicas a los frutos secos, como las almendras, las nueces y los anacardos, y a menudo a las pipas de girasol y a las semillas de sésamo.

  • Soja: Al igual que los cacahuetes, las habas de soja son legumbres. La alergia a la soja tiene una mayor incidencia entre los lactantes que en los niños mayores; aproximadamente entre el 30% y el 40% de los bebes que son alérgicos a la proteina de la leche de vaca también lo son a la proteína de las leches infantiles elaboradas con soja. Las proteinas de la soja, como "soya", es a menudo un ingrediente "ocultado" en alimentos preparados.

  • Trigo: Las proteinas del trigo se encuentran en muchos alimentos de consumo habitual -algunos es más obvio que otros. Al igual que con cualquier alergia, existen distintos tipos de alergia al trigo y distintos grados de alergia. A pesar de que la alergia al trigo a menudo se confunde con la enfermedad celíaca, existe una diferencia entre ambas. La enfermedad celiaca está provocada por una sensibilidad de por vida al gluten, que es una proteína presente en el trigo, la avena, el centeno y la cebada. Generalmente se desarrolla entre los 6 meses y los 2 años de edad, y esta sensibilidad lesiona las paredes del intestino delgado.

Los alergenos aerotransportados más frecuentes

Algunas de las sustancias más habituales a las que es alérgica la gente son aerotransportadas (transportadas por el aire). Seguidamente describimos los más habituales:
  • Los ácaros del polvo son una de las causas más frecuentes de la alergia. Estos insectos microscópicos viven a nuestro alrededor y se alimentan de los millones de células de piel muerta que se desprenden cada día  de nuestros cuerpos. Los ácaros del polvo son el principal componente alérgico del polvo doméstico, que contiene muchas otras partículas como, por ejemplo, fibras de tejidos y bacterias, así como alergenos microscópicos de origen animal. Presentes a lo largo de todo el año en la mayor parte de EE.UU. y de otros países (aunque no viven a grandes altitudes), los ácaros del polvo abundan en la ropa de cama, los tapizados, las alfombras y las moquetas.

  • El polen es otra de las principales causas de alergia (la mayoría de la gente conoce la alergia al polen con el nombre de fiebre del heno). Los árboles, los arbustos, el césped y la hierba de prados y pastos liberan estas partículas minúsculas al aire para fecundar otras plantas. La alergia al polen es estacional, y el tipo de polen al que es alérgico un niño determinará cuando presentará síntomas alérgicos. Por ejemplo, en los estados del Atlántico Medio de EE.UU., la polinización de los árboles comienza en febrero y marzo, la de los pastos tiene lugar entre mayo y junio, y la de la ambrosia entre agosto y octubre; por lo tanto, las personas que sean alérgicas a estos tipos de polen tendrán más probabilidades de presentar síntomas en esas épocas del año.

  • La determinación de los niveles de polen que hay en el aire puede ayudar a las personas alérgicas al polen a saber en qué medida pueden empeorar sus síntomas en un día en concreto. Los niveles de polen suelen ser más altos por la mañana y en los días cálidos, secos y ventosos, mientras que son más bajos en los días húmedos y fríos. Los niveles de polen que se facilitan en algunos partes meteorológicos locales, aunque no suelen ser exactos, pueden ayudar a planificar las actividades al aire libre.

  •  El moho, otro alergeno habitual, está compuesto por hongos que proliferan en ambientes cálidos y húmedos, tanto en interiores como en el exterior. En el exterior, el moho se forma en zonas mal drenadas donde se acumula el agua y/o la humedad, por ejemplo, en los montones de hojas en descomposición o en los contenedores de abono. En interiores, el moho prolifera en lugares oscuros y poco ventilados como, por ejemplo, baños y sótanos con humedades o goteras. El olor a humedad sugiere la presencia de moho. Aunque el moho tiende a ser estacional, puede crecer durante todo el a?o, especialmente en interiores.

  • Los alergenos de origen animal, en su mayoría procedentes de animales domésticos homeotermos (de sangre caliente) pueden desencadenar reacciones alérgicas en niños y adultos. Cuando el animal se lame, la saliva se le deposita en el pelaje o las plumas. A medida que la saliva se seca, las partículas proteicas son transportadas por el aire y se adhieren a los tejidos que hay en el entorno doméstico. Los gatos son los "peores enemigos" de las personas alérgicas porque la proteina de su saliva es diminuta y porque estos animales tienden a lamerse más que otros como parte del aseo diario.

  • Las cucarachas también son alergenos que se pueden encontrar en el entorno doméstico, sobre todo en áreas urbanas. Es posible que la exposición a edificios infestados de cucarachas sea una de las principales causas de las mayores tasas de asma entre los niños que viven en grandes núcleos urbanos.

¿Por que algunas personas desarrollan alergias?

La tendencia a desarrollar alergias suele tener una base hereditaria, lo que significa que se puede "trasmitir" de padres a hijos a través de los genes. De todos modos, el hecho de que usted, su pareja o uno de sus hijos sea alérgico a algo no significa que todos sus hijos tengan que desarrollar necesariamente alguna alergia. Además, generalmente una persona no hereda una alergia en concreto, sino sólo una propensión a tener alergias.

De todos modos, una cantidad reducida de niños tiene alergias a pesar de que en su familia no hay ningún otro miembro que sea alérgico. Y, si un niño es alérgico a una sustancia, es probable que también lo sea a otras.

¿Que son las Alergias?

Una alergia es una reacción desproporcionada del sistema inmunitario a una sustancia que es inofensiva para la mayoria de la gente. Pero en una persona alérgica, el sistema inmunitario trata a la sustancia (denominada alergeno) como un invasor y reacciona de manera inapropiada, provocando s?ntomas que pueden ir de las molestias leves a problemas que pueden poner en peligro la vida de la persona.

El sistema inmunitario de una persona alérgica, en un intento de proteger al cuerpo contra algo que percibe como una amenaza, produce anticuerpos denominados inmunoglobulina E (IgE) contra el alergeno. A su vez, estos anticuerpos hacen que unas células denominadas mastocitos liberen ciertas sustancias químicas, incluyendo la histamina, en el torrente sangu?neo para defenderse del alergeno "invasor".

Es la liberación de estas sustancias químicas lo que causa las reacciones alérgicas, que afectan a los ojos, la nariz, la garganta, los pulmones, la piel y/o el tubo digestivo. La posterior exposición al mismo alergeno (sustancias como el polen o los frutos secos) volver? a desencadenar la misma reacción alérgica. Esto significa que, cada vez que la persona se exponga o ese alergeno, sea comiendo determinado alimento o bien tocando o respirando determinada sustancia, presentar? una reacción alérgica.

lunes, 21 de septiembre de 2009

¿Que es la especialidad de Inmunología?

Inmunologia

La palabra inmunología deriva del latín immuzlis, que significa "sin carga", entendiéndose por carga un impuesto, ley o enfermedad. Se dice que aquellos individuos que no sucumben ante la enfermedad cuando se infectan, se hallan inmunes, y este estado de resistencia específica a una enfermedad se denomina Inmunidad.

La Inmunología es la rama de las ciencias biológicas que se ocupa del estudio de las respuestas de defensa a estímulos exógenos o endógenos y a sus desviaciones patológicas. Otra definición es que la Inmunología es la ciencia que estudia todos los aspectos del sistema inmunitario normal y patológico, aunque la delimitación anatómica y funcional del sistema inmunitario es algo aún impreciso. Inmunología es una disciplina que trata del estudio, diagnóstico y tratamiento de pacientes con enfermedades causadas por alteraciones de los mecanismos inmunológicos y de las situaciones en las que las manipulaciones inmunológicas forman una parte importante del tratamiento y/o de la prevención.

En Inmunología se incluyen las enfermedades en las que los mecanismos inmunitarios no actúan adecuadamente, bien sea por razones genéticas o adquiridas (inmunodeficiencias, incluyendo el SIDA) o debido a la transformación neoplásica de células del sistema inmunitario (tumores linfoides) o donde la actuación de anticuerpos específicos y/o linfocitos sensibilizados, bien sea directamente o a través de varios sistemas efectores asociados, produce como resultado lesiones tisulares en el hospedador (hipersensibilidad inmediata y autoinmunidad). También se ocupa la Inmunología de las situaciones en las que las lesiones pueden ser el resultado de la acción del sistema inmunitario en la defensa contra microorganismos (infección e inmunidad) o durante el rechazo de aloinjertos (transplantes y transfusiones). Por último, también la inmunología clínica incluye el uso de la inmunoterapia.

El trabajo en esta especialidad hospitalaria incluye una tecnología propia y requiere de manera ineludible su práctica en laboratorios adecuadamente dotados, así como también la asistencia a los enfermos mediante consultas con los médicos que los tengan a su cargo.

martes, 15 de septiembre de 2009

¿Que es la alergia alimentaria infantil?

En los últimos años se ha observado un aumento en el diagnostico de esta patologia, que se puede manifestar desde los primeros dias o meses de vida y consiste en una reaccion de tipo alergica a las proteinas contenidas en algunos alimentos.

Normalmente el sistema inmune del humano responde al ataque de virus o bacterias. Sin embargo, en la alergia alimentaria infantil el sistema inmune del niño reacciona contra las proteinas, siendo la mas frecuente la reaccion a la proteina de la leche de vaca.
Las proteinas contenidas en la leche de vaca son principalmente la caseina, también otras proteinas como lactoalbumina y también suero de leche. La leche es el inico alimento en los primeros 6 meses de vida, y luego pasa a constituir una de las principales fuentes alimenticias de la infancia por su importante aporte de calcio y otros nutrientes. En los lactantes menores de 6 meses, la leche de vaca es la principal causa de reacciones alergicas. La leche es uno de los principales 8 alimentos responsables de la mayoria de las alergias alimentarias en niños. Los demas alimentos son soya, mani, frutos secos, huevos, pescado, mariscos y trigo. Hoy en dia existen muchos lactantes y algunos preescolares y escolares que no pueden ingerir leche de vaca debido a que presentan esta alergia.

La alergia a la proteina de leche de vaca es la más común entre las alergias alimentarias, con una prevalencia mundial de entre 6 a 8 % en niños menores de 3 a?os. Esto debido probablemente a que la proteina de leche de vaca es el primer alergeno alimentario que el lactante recibe en grandes cantidades. Esta patologia la pueden desarrollar tanto los lactantes alimentados con formula artificial como aquellos con lactancia exclusiva. En los niños con lactancia materna exclusiva, si la madre ingiere algun alergeno, estas proteinas son excretadas en la leche materna.

Esta enfermedad tiene diversas manifestaciones clinicas y actualmente su diagnóstico es cada vez más frecuente. Este aumento en el diagnóstico se debe principalmente a factores geneticos y ambientales y tambien a un mejor diagnostico y conocimiento de la patologia. En los años previos, esta enfermedad se confundia con otras patologias, por lo que no se detectaba ni se trataba correctamente. Hay que destacar que la alergia a la proteina a la leche de vaca no es lo mismo que la intolerancia a la lactosa. La lactosa es un hidrato de carbono de la leche y no una proteina, y los sintomas que causan la intolerancia a la lactosa son diarrea, distensi?n abdominal y meteorismo (gases).


?Cu?les son los s?ntomas de la alergia alimentaria?

Las manifestaciones clínicas de alergia alimentaria son diversas. Los síntomas van a depender si las reacciones a la ingesta son inmediatas o tardias y se relacionan además con el segmento del tubo digestivo principalmente comprometido.

Sintomas de reacción inmediata
(segundos a pocas horas después de la ingestión):
Respiración jadeante, vómitos, urticaria o ronchas, shock anafiláctico (reacción menos frecuente, pero registrada)

Sintomas de reacción tardía
(varias horas o dias despues de la ingestión)
Deposiciones disgregadas - a veces con gotas o estrias (lineas) de sangre y/o mucus, diarrea, c?licos, enrojecimiento de la piel, mal aumento de peso y de estatura (mal incremento pondoestatural)

Sintomas mas frecuentes
Irritabilidad, cólicos, vómitos, deposiciones con mucosidad y/o sangre (rectorragia), mal incremento de peso, tambi?n pueden presentar diarrea y manifestaciones cut?neos como enrojecimiento y picazón.
Cuando la alergia afecta el tubo digestivo alto se manifiesta con s?ntomas semejantes a un reflujo gastroesofágico, es decir vómitos, pero con mala respuesta a un tratamiento para reflujo bien llevado. Cuando compromete el intestino delgado se manifiesta por dolor y mal incremento de peso y talla, debido a alteración en la absorción de los nutrientes. Cuando compromete el tubo digestivo bajo se denomina proctocolitis alérgica y se manifiesta por deposiciones disgregadas y/o rectorragia, que puede ser macroscópica, es decir visible (gotas o estrias de sangre roja en la deposiciones) o microscopica que se detecta con un examen llamado hemorragias ocultas en deposición.
En forma muy infrecuente puede existir una reacción alergica llamada shock anafiláctico. Esta es una reacción inmediata y severa. Se puede producir hinchazón de los labios y la garganta, dificultad respiratoria y baja muy importante de la presión arterial. Este tipo de reacción constituye una emergencia médica y debe ser tratada con epinefrina inyectable.

Frente a cualquiera de estos s?ntomas el ni?o debe ser evaluado por un inmunologo, alergologo o gastroenter?logo infantil para su diagn?stico y manejo adecuado. Cuanto antes se realice el diagn?stico y tratamiento correcto para cada paciente, mejor será el pronóstico de la enfermedad y más pronta la resoluciÓn de Esta. No olvidar que cada niño es distinto y requiere un tratamiento específico para el.

jueves, 3 de septiembre de 2009

un minuto con IPIAN

Millones de personas padecen de asma. Un ataque de asma en una persona es causado por la inflamación de las vías respiratorias, lo que ocasiona una dificultad extrema para respirar. Cuando el asma se combina con la influenza, o gripe, el riesgo de consecuencias médicas graves es mayor de lo normal. Aun así, dos terceras partes de los estadounidenses que tienen asma no se vacunan contra la influenza. El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de este país recomienda que las personas con asma reciban la vacuna contra la influenza todos los años. Pregunte a su médico cuándo estará disponible la vacuna y haga una cita para ir a ponérsela. Despreocúpese al saber que ha mejorado su probabilidad de mantenerse saludable.

Gracias por sintonizar Un minuto de salud con IPIAN


Para obtener la información de salud más precisa visite http://inmunologiayalergias.blogspot.com o llame al 01-4024152

miércoles, 2 de septiembre de 2009

El 100 % de los alergicos a la sandia también lo son al polen

La alergia a alimentos es un problema de salud cada vez más importante. Existe una predisposición para ser alérgico y está claro que en los países industrializados en los últimos años se ha producido un incremento, con varias teorías que lo sustentan, como la de la higiene y la de la contaminación. Esta última se basa en que el ambiente contaminado facilita la sensibilización a ciertas sustancias al interaccionar las plantas con el sistema inmune. Para protegerse frente a la contaminación, las plantas producen unas proteínas que son alergénicas. 'Una mezcla de las dos teorías es lo que puede potenciar ese aumento', según ha explicado a Diario Médico Javier Cuesta, del Servicio de Alergología de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, que junto con el jefe del citado servicio, Fernando Vivanco, ha descubierto tres alérgenos específicos de la sandía. Los resultados del trabajo se publican en el último número de International Achives of Allergy and Immunology. Existen datos de que además está aumentando la alergia a los alimentos, en concreto a las frutas y a las verduras. Por lo general, dichas reacciones se asocian a alergia al polen, 'pero hay que ver los que son o no polínicos. Por ejemplo, en la alergia a la sandía y al melón prácticamente el cien por cien son alérgicos a polen, mientras que en otras, como el melocotón, entre el 20 y el 30 por ciento sólo reaccionan ante esta fruta', ha apuntado Cuesta. Además, ser alérgico al polen diferencia las reacciones que aparecen con la sandía, que se manifiestan por lesiones leves, como picor e hinchazón de labios, lo que se conoce como síndrome de alergia oral, síntomas alrededor de la boca que no son graves, mientras que en los que no tienen alergia al polen las reacciones suelen ser más graves: urticaria y asma, que pueden poner en peligro la vida del paciente. 'Hemos identificado las proteínas responsables de la alergia a la sandía: la triosa fosfato isomerasa, la malato deshidrogenasa y la profilina', ha enumerado Cuesta. Para encontrarlos, Fernando Vivanco ha analizado las proteínas responsables a partir de los pacientes tratados por Cuesta. 'Hemos aislado el conjunto de proteínas presentes en la sandía, que incubamos con el suero de los pacientes para ver la localización exacta donde se une la IgE a las proteínas'. A continuación, identificaron unas bandas y observaron las moléculas que reaccionaban con las inmunoglobulinas del paciente y de esta forma se seleccionaron las proteínas. Catalogación Por medios bioquímicos se seleccionan las proteínas que se digieren a péptidos y a partir de ahí, con un espectrómetro de masas, se identifica una a una. 'Al ser dirigida al péptido, nos permite disponer de un patrón específico a péptidos y se contrasta con las que hay en la base de datos de todas las proteínas de frutas y verduras'. Vivanco ha recordado que este trabajo se enmarca dentro de la línea de investigación dedicada al análisis de los alérgenos presentes en los alimentos de la Red de Investigación de Reacciones Adversas a Alérgenos y Fármacos, en la que participan varios hospitales españoles. También han conseguido purificar las proteínas responsables para hacer las pruebas directas y analizar proteínas implicadas. 'Así, se pueden hacer pruebas sobre el brazo del paciente y observar si son responsables de la reactividad'. Después aislamos sus genes y las convertimos en recombinantes, pero si son similares a las naturales esto se podría emplear. Además, se pueden estandarizar los extractos con los que se caracteriza la enfermedad y se pueden emplear las moléculas purificadas. Pastor C, Cuesta-Herranz J, Cases B, Pérez-Gordo M, Figueredo E, de las Heras M, Vivanco F: Identification of Major Allergens in Watermelon. Int Arch Allergy Immunol 2009;149:291-298 (DOI: 10.1159/000205574)

viernes, 28 de agosto de 2009

¿Que es una prueba de alergia?

Si es alérgico, usted está reaccionando a una sustancia en particular. Cualquier sustancia que pueda ocasionar una reacción alérgica se denomina alérgeno. Para determinar cuáles son las causantes específicas de sus alergias, su especialista en alergias o inmunólogo hará unas pruebas efectivas y seguras sobre su piel, o a veces en la sangre, con diminutas cantidades de los alérgenos que por lo común son las causas de los problemas. Las pruebas de alergia están diseñadas para reunir la información más específica posible con el objetivo de que su médico determine a qué es alérgico usted y le suministre el mejor tratamiento. ¿Quién debe ser sometido a una prueba de alergia? Los adultos y niños de cualquier edad con síntomas que sugieran alergia. Los síntomas de la alergia incluyen: Síntomas respiratorios: picor en ojos, nariz o garganta; congestión nasal, nariz tupida, ojos llorosos, congestión de pecho o respiración sibilante

lunes, 3 de agosto de 2009

Una dieta equilibrada refuerza nuestro sistema inmunologico

Aparentemente la ingesta energética tiene una manifiesta influencia en la actividad inmunológica, tanto por exceso como por defecto de calorías. El aporte excesivo de energía puede afectar a la capacidad del sistema inmunológico de combatir infecciones, por lo que la obesidad está ligada a una mayor incidencia de enfermedades infecciosas. Además, las personas obesas son más propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares que, a su vez, están relacionadas con alteraciones de la función inmunológica. Pero también las personas desnutridas presentan un mayor riesgo de contraer infecciones, al igual que quienes siguen regímenes de adelgazamiento de menos de 1.200 calorías al día u otros de mayor número de calorías pero desequilibrados, ya que esas dietas pueden hacer disminuir la función inmunológica. La reducción de las grasas en la dieta no sólo deviene fundamental para controlar el peso, sino también para el óptimo funcionamiento del sistema inmunológico. Parece ser que las dietas ricas en grasa reducen la respuesta inmunológica, aumentando así el riesgo de infecciones. Por lo tanto, si se reduce el contenido de grasa en la dieta, la actividad inmunológica aumenta. No obstante, no es sólo una cuestión de cantidad, la procedencia o calidad de las grasas que introducimos en nuestra alimentación cotidiana también es importante. Conviene incluir en nuestra dieta pescado azul, frutos secos, aceite de oliva y girasol o soja o aceite de linaza para asegurar un aporte equilibrado de diferentes grasas esenciales para la salud. Consumir regularmente productos lácteos fermentados -como yogur o kefir- contribuye, asimismo, a aumentar las defensas inmunológicas. De hecho, hay estudios que demuestran que quienes toman regularmente leches fermentadas presentan, además de una mayor resistencia a los microorganismos que provocan las intoxicaciones alimentarias, un mejor estado del sistema inmunológico. Finalmente, el mantenimiento en condiciones del sistema inmunológico requiere un consumo constante de todas las vitaminas y minerales necesarios. Para ello, hay que asegurarse de seguir una dieta equilibrada que incluya variedad de alimentos en las cantidades adecuadas. Nutrientes directamente relacionados con el sistema inmunológico Vitamina C: aumenta la producción de interferón (sustancia celular que impide a una amplia gama de virus provocar infecciones), por lo que la inmunidad se puede potenciar. Además, esta vitamina es necesaria para formar colágeno, un componente esencial de las membranas de las células, por lo que la vitamina C contribuye al mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones. Fuentes alimentarias: Guayaba, kiwi, mango, piña, caqui, cítricos, melón, fresas, bayas, pimientos, tomate, verduras de la familia de la col, frutas y hortalizas en general. Vitamina E: diversos estudios han demostrado que aumenta la respuesta inmunológica (se administró 200 mg/día de esta vitamina a personas que no seguían una alimentación sana y con defensas bajas, y su respuesta inmunológica mejoró notablemente). Fuentes alimentarias: aceite de germen de trigo, aceite de soja, germen de cereales o cereales de grano entero (pan, arroz y pastas alimenticias integrales, etc.), aceites de oliva (principalmente, el virgen extra de primera presión en frío), vegetales de hoja verde y frutos secos. Vitamina A: representa un papel esencial en las infecciones y en el mantenimiento de la integridad de la superficie de las mucosas (barreras naturales contra las infecciones). Fuentes alimentarias de vitamina A: hígado, mantequilla, nata, huevo y lácteos completos. Fuentes alimentarias de beta-caroteno: cuando el organismo lo requiere, se transforman en vitamina A. Presente en verduras de color verde o de coloración rojo-anaranjado-amarillento y algunas frutas (albaricoques, cerezas, melón y melocotón…). Otras vitaminas: se han descrito alteraciones del sistema inmunológico asociadas al déficit de vitaminas del grupo B. La carencia de ácido fólico o vitamina B9 suprime la respuesta de algunos linfocitos, lo que a su vez se acompaña de una disminución de anticuerpos (sustancias que luchan contra los gérmenes y tóxicos). También se sabe que las deficiencias de tiamina o B1, riboflavina o B2, ácido pantoténico o B5, biotina o B8 y cianobalamina o B12, pueden disminuir la producción de anticuerpos. Fuentes alimentarias: El complejo vitamínico B aparece en la mayoría de alimentos de origen vegetal (verduras, fruta fresca, frutos secos, cereales, legumbres) y en los de origen animal (carne y vísceras, pescado y marisco, huevos y en los productos lácteos). El ácido fólico se encuentra mayoritariamente en la verdura de hoja verde, legumbres verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado, y la vitamina B12 abunda en el hígado y el marisco, pero también está presente en alimentos como carne, pescado, huevos y productos lácteos. Flavonoides: no se consideran nutrientes, son sustancias propias de plantas (colorantes) de acción antioxidante. Están presentes en numerosos vegetales, algunos de los cuales potencian la acción de la vitamina C. Fuentes alimentarias: Verduras de la familia de la col, verdura de hoja verde, frutas rojas, moradas y cítricos. Hierro: el déficit de hierro es relativamente frecuente y afecta principalmente a jóvenes y embarazadas; disminuye la proliferación (multiplicación y crecimiento) celular y la respuesta inmunológica. Fuentes alimentarias: hígado, carnes (especialmente la de caballo), pescado, huevo y, en menor proporción, lácteos. Cinc: la carencia de cinc es relativamente frecuente en niños, mujeres embarazadas, madres lactantes, ancianos y personas vegetarianas o que realizan dietas bajas en calorías. El consumo habitual de tabaco también se puede considerar factor de riesgo de déficit. Su carencia influye en el sistema inmunológico y afecta fundamentalmente a órganos linfoides (que producen linfocitos) y a la respuesta inmunológica. Fuentes alimentarias: mariscos, hígado, semillas de calabaza, quesos curados, legumbres y frutos secos, cereales completos, carnes, pescados, huevos y lácteos. Selenio: el déficit de selenio afecta a la inmunidad, estando disminuida, entre otros, la actividad bactericida, la respuesta de los anticuerpos frente a ciertos tóxicos y el desarrollo de linfocitos. Fuentes alimentarias: Carne, pescado, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras.

martes, 30 de junio de 2009

Hablando del asma

¿Qué es? El Asma es una enfermedad inflamatoria cronica, es decir, no es una enfermedad que se sane pero sí se puede controlar. Es una enfermedad de las vías aéreas ubicadas dentro de los pulmones. Las vías aéreas llevan el aire a los pulmones, y al hacerlo cada vez se hacen más pequeñas como ocurre con las ramas de un árbol. El Asma se puede manifestar o tener a cualquier edad. Esta no se contrae de otra persona. ¿Cómo saber si se tiene Asma? Las personas que tienen asma despiertan de noche debido a crisis de tos y dificultad respiratoria.Al hacer ejercicio, puede que la respiración se dificulte y el pecho se oprima.Pueden tener una respiración dificultosa, y ataques de asma que aparecen y desaparecen periódicamente. Control del Asma •Asma Bajo Control: Cuando el asma está bajo control, las vías aéreas están permeables y el aire fluye fácilmente hacia adentro y fuera de los pulmones. •Asma No Controlada: Cuando el asma no está controlada, las paredes de las vías aéreas ubicadas dentro de los pulmones se ponen más gruesas y están inflamadas. Bajo estas condiciones, un ataque de asma puede desencadenarse más fácilmente. ¿Cómo Controlar el Asma? 1.Manténgase alejado de las situaciones que pueden provocarle ataques de Asma. 2.Tome los medicamentos para el asma en la forma que el médico se lo haya indicado. 3.Visite al médico 2 a 3 veces al año para que lo controle. Concurra aún cuando se sienta bien y no tenga problemas respiratorios. 4.Use adecuadamente el medidor de flujo respiratorio máximo en su hogar y lleve un registro periódico de su capacidad de respiración. De esta manera usted podría prevenir una crisis asmática. Si en su familia hay alguien asmático, usted puede evitar que su bebé desarrolle asma. Para ello: 1.No fume, cuando esté embarazada 2.No deje fumar cerca de su bebé, y mantenga el humo de tabaco fuera de su casa. 3.Recubra el colchón de su bebé con una cubierta especial a prueba de polvo. 4.Mantenga su casa libre de gatos y otros animales con piel. Uso del Inhalador en Aerosol Existen diferentes tipos de aerocámaras o espaciadores, algunos tienen una pieza bucal y otros una máscara facial. Saca la Tapa del Inhalador y agítalo vigorosamente. Ponte de pie y bota todo el aire de los pulmones Pon en tu boca la aerocámara con el inhalador, aspira presionándolo y espera 10 segundos respirando lentamente con la aerocámara. Espera entre 3 y 5 minutos antes de aplicar un segundo puff. Vida de un Asmático Las personas con Asma pueden llevar vidas normales y activas cuando aprenden a controlar su asma. Pueden trabajar, jugar y asistir a la escuela. Pueden dormir bien de noche. El Asma no es una enfermedad de la cual avergonzarse. En diferentes partes del mundo, muchas personas padecen de asma. En Perú, la frecuencia de personas que padecen Asma, corresponde a un 12% aproximadamente. Consejos prácticos para personas con Asma: 1.En la habitación: ◦Saque las alfombras y carpetas, pues ellas acumulan polvo y hongos. ◦Saque las sillas tapizadas, cojines y almohadas superfluas, pues coleccionan polvo. ◦No permita que haya animales en el dormitorio, ni menos sobre la cama. ◦Evite fumar dentro del dormitorio y elimine los olores de fuerte penetración. 2.La cama: El polvo se acumula en los colchones, frazadas y almohadas. Este polvo afecta a la mayoría de las personas con asma. ◦Envuelva completamente el colchón de su bebé con fundas antiácaros. Tenga presente que la mayoría de los cuadros asmáticos se relaciona directamente con la exposición a ácaros que viven en el polvo que se acumula en las camas, sillones, y alfombras (www.flomy.com). ◦No use almohadas o colchones rellenos con paja. Una simple estera para dormir puede ser mejor que un colchón. ◦Lave a menudo con agua caliente las sábanas y colchas. Póngalas luego a secar a pleno sol. 3.Abra las ventanas para mantener aire limpio y fresco: ◦Abra ampliamente las ventanas cuando hace calor y esté mal ventilado. Igualmente cuando haya humo de cocinar y olores penetrantes. ◦Si usted usa calefacción con madera o parafina, mantenga las ventanas un poquito abiertas para eliminar los humos que se producen en la combustión. ◦Cierre las ventanas cuando el aire exterior esté contaminado con el humo de escapes de automóviles, polvo o pólenes de flores y árboles Síntomas de un Ataque de Asma •Pecho oprimido •Tos •Sibilancias (silbidos en el pecho) ¿Qué es lo que pasa durante un ataque de asma? Durante un ataque de asma, entra y sale menos aire de los pulmones. Las personas tosen y presentan silbidos (sibilancias). La pared torácica se siente apretada y oprimida. El interior de las vías aéreas se ve de la siguiente manera: •Sus paredes están aún más engrosadas. •Los tubos aéreos se observan como estrangulados. •Producen excesivas mucosidades que las obstruyen. ¿Qué hacer sí le comienza un ataque de asma? •Aléjese de la causa que provocó el inicio del ataque de asma. •Use inmediatamente un medicamento para el alivio del asma. •Quédese en reposo por una hora hasta que esté seguro que su respiración ha mejorado. •Si no logra sentirse mejor, solicite atención médica. Debe consultar inmediatamente a su médico, cuando: •Su medicamento de alivio rápido no lo ayuda por mucho tiempo o no ayuda en absoluto. La respiración sigue rápida y difícil. •Le es difícil hablar. •Los labios y uñas de las manos se vuelven grises o azules. •Los orificios nasales se abren ampliamente al respirar. •Cuando respira, la piel entre medio de las costillas y en el cuello se tracciona. •Los latidos cardíacos y el pulso están muy rápidos. •Tiene dificultad para caminar. Factores o elementos que pueden desencadenar un ataque de asma •Animales con pelo •Humo de cigarrillo •Otro tipo de humo •Polvo de cama y almohadas •Polvo de barrido •Olores penetrantes y rociadores •Polen de árboles y flores •Cambio de Temperaturas •Resfríos •Correr, deportes y trabajo duro. Tratamientos indicados en Pacientes Asmáticos 1.Todas las personas que sufren de asma necesitan de un medicamento que les proporcione un alivio rápido, que detenga los ataques de asma: Broncodilatador (beta2 de corta acción). 2.Muchas personas necesitan también usar todos los días un medicamento preventivo (Corticoides inhalados), que les proteja los pulmones y evite que se desencadene los ataques de asma. 3.Inmunoterapia con vacunas sublinguales o inyectables: Este es el único tipo de tratamiento aceptado como capaz de revertir los síntomas del asma de origen alérgico (cerca del 80% de los casos) (www.leti.com). El uso excesivo del medicamento de alivio rápido puede hacerle daño Los medicamentos que alivian rápidamente el asma pueden hacerlo sentirse bien por un rato. Pueden detener el ataque. En algunos ataques, usted puede pensar que se está sintiendo mejor, pero sus vías aéreas se están inflamando cada vez más. En ese momento usted está en peligro de tener un ataque de asma grave. Si usted está usando todos los días los medicamentos de alivio rápido para detener los ataques de asma, ello significa que necesita emplear una medicina preventiva del asma. Si utiliza un medicamento de alivio rápido más de cuatro veces al día para aliviar sus ataques de asma, usted requiere ayuda de un médico hoy día mismo. Visite a su médico •Revise su plan de tratamiento para saber qué medicamentos de alivio rápido debe emplear en un ataque de asma. •Revise su plan terapéutico de modo que le ayude a recordar los medicamentos preventivos que debe usar todos los días. •Revise su plan para ver si debe utilizar medicamentos antes de iniciar actividades deportivas o hacer un trabajo intenso. Tratamiento Preventivo •Usted no se hará adicto a los medicamentos preventivos para el asma aunque los use muchos años. •Los medicamentos preventivos harán que desaparezca la inflamación de las vías aéreas pulmonares. •El doctor puede indicarle el uso diario de los medicamentos preventivos cuando: •Tenga tos, sibilancia u opresión del pecho más de una vez a la semana. •Se despierte de noche debido al asma •Tenga muchos ataques de asma •Tenga que usar todos los días medicamentos de acción rápida para eliminar los ataques de asma. Si experimenta algún problema con los medicamentos antiasmáticos: •El doctor puede cambiar o modificar el medicamento empleado. Hay muchos medicamentos disponibles para el asma. •Visite y contrólese con su doctor 2 a 3 veces al año para que él vea cuan bien le están haciendo los medicamentos. •El asma puede mejorarse o empeorarse a través de los años. Su doctor puede necesitar cambiar sus medicinas para el asma en relación con ello. •Descartar o confirmar el origen alérgico del asma mediante un test cutáneo. Este es el primer paso para un eventual tratamiento definitivo mediante inmunoterapia. La inmunoterapia en asma no se contrapone con los medicamentos, sino que son tratamientos complementarios.

miércoles, 10 de junio de 2009

Para Pacientes: ¿Qué es una prueba de alergia?

Si es alérgico, usted está reaccionando a una sustancia en particular. Cualquier sustancia que pueda ocasionar una reacción alérgica se denomina alérgeno. Para determinar cuáles son las causantes específicas de sus alergias, su especialista en alergias o inmunólogo hará unas pruebas efectivas y seguras sobre su piel, o a veces en la sangre, con diminutas cantidades de los alérgenos que por lo común son las causas de los problemas. Las pruebas de alergia están diseñadas para reunir la información más específica posible con el objetivo de que su médico determine a qué es alérgico usted y le suministre el mejor tratamiento. ¿Quién debe ser sometido a una prueba de alergia? Los adultos y niños de cualquier edad con síntomas que sugieran alergia. Los síntomas de la alergia incluyen: • Síntomas respiratorios: picor en ojos, nariz o garganta; congestión nasal, nariz tupida, ojos llorosos, congestión de pecho o respiración sibilante • Síntomas cutáneos: urticaria, picazón generalizada o dermatitis atópica • Otros síntomas: anafilaxis (reacciones alérgicas severas que ponen en peligro la vida), síntomas abdominales (retorcijones, diarrea) consistentemente después de determinados alimentos, reacciones a picaduras de insectos distintas a una hinchazón local en el lugar donde se produjeron. Por lo general, los alérgenos inhalados como los ácaros del polvo o el polen de árboles, grama o hierbas producen síntomas respiratorios y las alergias por ingestión (alimentos) producirán síntomas cutáneos o gastrointestinales o anafilaxis, pero ambos tipos de alérgenos (ingeridos o inhalados) pueden ocasionar toda una gama de síntomas alérgicos. ¿Por qué motivos se deben efectuar pruebas de alergia? Para que usted pueda controlar los síntomas alérgicos, su especialista en alergias o inmunólogo debe primero determinar la causa. Por ejemplo, no deberá que desembarazarse de su gato si usted es alérgico a los ácaros del polvo y no a los gatos. Las pruebas de alergia proporcionan información específica concreta sobre los elementos a los que usted es alérgico y a cuáles no. Una vez identificados los alérgenos específicos que ocasionan los síntomas, usted y su médico pueden desarrollar un plan de tratamiento destinado a controlarlos o eliminarlos. Al tener bajo control los síntomas de la alergia, notará mejoras considerables en su calidad de vida. Podrá dormir mejor porque estará menos congestionado, durante el día ya no estará constantemente estornudando ni soplándose la nariz, podrá hacer mejor ejercicios y controlará mejor la dermatitis atópica (eczema); éstas son algunas de las mejorías que logrará con un plan de tratamiento para la alergia. ¿A cuáles alérgenos me harán pruebas? Por el diagnóstico de su médico, usted sabe que uno o más alérgenos están provocando la reacción alérgica: picazón, inflamación, estornudos, respiración sibilante u otros síntomas. Los síntomas tal vez están causados por uno de estos alérgenos comunes: • productos de los ácaros del polvo (diminutos insectos que no se ven a simple vista) que habitan en su hogar; • proteínas de las mascotas con pieles, que se encuentran en las secreciones cutáneas (caspa), saliva y orina (en realidad no es su pelaje); • moho dentro de su hogar o en el aire exterior; • polen de árboles, grama o hierbas; y/o • deposiciones de cucarachas. Las reacciones alérgicas más graves pueden ser causadas por: • el veneno de la picadura de abejas, avispas, avispas mediterráneas, hormigas de fuego y otros insectos que pican; • alimentos; • látex de caucho natural, como el de los guantes o globos; o • drogas, como la penicilina. Todos estos alérgenos están constituidos, típicamente, por proteínas. Las pruebas de alergia determinan a cuáles usted puede estar reaccionando. Los extractos de alérgenos o vacunas usados en las pruebas de alergia se elaboran comercialmente y están estandarizados según las normativas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. Su especialista en alergias o inmunólogo está capacitado para efectuar pruebas seguras de alergia a las sustancias arriba enumeradas usando los extractos de alérgenos. Tipos de prueba de alergia Prueba epicutánea por puntura: La prueba por puntura se basa en introducir una pequeña cantidad de alérgeno en la piel mediante un pequeño pinchazo. Si es alérgico, los alérgenos específicos a los que usted es alérgico ocasionarán una reacción en cadena en su organismo. Las personas con alergia tienen un anticuerpo alérgico llamado IgE (inmunoglobulina E) en el organismo. Este elemento químico, que sólo se encuentra en alérgicos, activa unas células especiales llamadas mastocitos. Éstos liberan unos elementos químicos, los mediadores, como la histamina, responsable del enrojecimiento y la inflamación. Con las pruebas, esta inflamación sólo tiene lugar en los puntos donde se introdujo la diminuta cantidad de alérgeno al cual usted es alérgico. De este modo, si tiene alergia al polvo pero no a los gatos, el punto donde el alérgeno elaborado con polvo tocó su piel se inflamará y picará un poco, formando una roncha del tamaño de una moneda pequeña. El punto donde el alérgeno del gato entró a su piel permanecerá normal. Esta reacción se produce rápidamente dentro de su organismo. Los resultados de las pruebas están listos a los 15 minutos, así que no debe esperar mucho para descubrir qué es lo que le causa alergia. Y no tendrá otros síntomas, aparte de una ligera inflamación y pequeñas ronchas en el lugar donde se hizo la prueba; esto desaparece en 30 minutos. Intradérmica: es la inyección de una pequeña cantidad de alérgeno bajo la piel con una jeringa. Este tipo de prueba es más sensible que el método por puntura. Se la puede usar si los resultados de la técnica por puntura fueron negativos. Otras técnicas para determinar alergias Métodos de escarificación: El término pruebas de escarificación hace referencia a una prueba que actualmente no es muy usada, mediante el cual se rasca la piel y se deja caer el alérgeno en el lugar. Pruebas de desafío: Es la introducción de pequeñas cantidades del alérgeno sospechoso por vía oral, inhalada u otras vías. Salvo cuando se trata de alimentos o medicamentos, rara vez se efectúan las pruebas de desafío. Cuando se hacen, deben ser controladas con mucha atención por el especialista en alergias o inmunólogo. Pruebas de sangre (RAST) -A veces, su especialista en alergias o inmunólogo realizará una prueba de sangre, denominada prueba RAST (radioalergosorbente). Como para ella hay que sacar sangre, es más costosa y los resultados no están disponibles tan rápidamente como las pruebas cutáneas. El RAST por lo general sólo se usa en casos en los cuales no se puede realizar otro tipo de prueba, como en el caso de los pacientes que toman determinados medicamentos o aquellos en los cuales la condición de su piel pueda interferir con una prueba cutánea. Existen otros tipos de pruebas de alergia que la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology considera inaceptables, entre ellos: kinesiología aplicada (pruebas de alergia mediante relajación muscular), pruebas de autoinyección de orina, titulación de la piel (Método de Rinkel), exámenes de provocación y naturalización (subcutáneos) o provocación sublingual. Si su médico planea realizarle alguna de éstas, sírvase consultar a un especialista en alergias o inmunólogo miembro de la AAAAI para que le efectúe una prueba apropiada. ¿Quién puede ser sometido a una prueba de alergia? Se pueden someter a pruebas de alergia adultos y niños de cualquier edad. Como distintos alérgenos causan molestias a distintas personas, el especialista revisará su historial médico para determinar cuáles son las pruebas más adecuadas para usted. Algunos medicamentos pueden interferir en las pruebas cutáneas. En particular, los antihistamínicos pueden inhibir algunas de estas reacciones. Se aconseja suspender su uso uno o dos días antes de realizar la prueba en la piel.

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia alergénica es una forma de tratamiento con el objetivo de disminuir la sensibilidad a sustancias llamadas alergenos. Esas sustancias se identifican con pruebas de alergenos y son las que detonan los síntomas de alergia cuando se está expuesto a ellas. La inmunoterapia alergénica implica inyectar a un paciente cantidades cada vez mayores de un alergeno durante varios meses. La inmunoterapia ha demostrado evitar el desarrollo de nuevas alergias y, en niños, puede evitar que la enfermedad alérgica progrese hasta convertirse en rinitis alérgica o asma. La inmunoterapia alergénica puede producir alivio perdurable de los síntomas de la alergia después de terminar el tratamiento. ¿Quién debe recibir tratamiento de inmunoterapia? La inmunoterapia solamente se recomienda para el asma, la rinitis y la conjuntivitis alérgica, además de la alergia a la picadura de insectos. No se recomienda la inmunoterapia para alergias a alimentos. La mejor opción para las personas con alergia a ciertas comidas es evitar estrictamente esos alimentos. La decisión de iniciar la inmunoterapia se basará en varios factores, incluyendo: • Duración de la temporada de alergia y gravedad de los síntomas • La medida en que los medicamentos y/o controles ambientales controlan los síntomas de la alergia. • Deseos de evitar el uso de medicamentos a largo plazo. • Tiempo: la inmunoterapia requerirá de un compromiso por un tiempo considerable. • Costo: puede variar dependiendo de la región y la cobertura de su seguro social o privado ¿Los niños pueden recibir inmunoterapia? La edad mínima recomendada para iniciar la inmunoterapia subcutánea es de cinco años por diversas razones, incluyendo las dificultades que pueden presentar los niños menores para cooperar con el programa de inmunoterapia. Estudios recientes han sugerido que la inmunoterapia puede evitar el desarrollo de nuevas alergias en los niños y también puede prevenir el desarrollo del asma en los niños con rinitis. No hay un límite máximo de edad para recibir la inmunoterapia. Al considerar la inmunoterapia en personas mayores, se deben tomar en cuenta las condiciones médicas adicionales (como enfermedad cardiaca) que son más frecuentes en las personas mayores y podrían hacer que la inmunoterapia tenga un potencial de riesgo. ¿Dónde debe aplicarse la inmunoterapia? La inmunoterapia debe aplicarse bajo la supervisión de un médico en instalaciones equipadas con el personal y equipo adecuados para identificar y tratar reacciones adversas a las inyecciones para la alergia. Idealmente, la inmunoterapia debe aplicarse en el consultorio del especialista en alergias / inmunólogo que la prescribe, pero de no ser posible, su especialista en alergias / inmunólogo debe facilitar al médico supervisor instrucciones detalladas sobre su tratamiento de inmunoterapia. ¿Cómo funciona la inmunoterapia? Si usted es alérgico a una sustancia como los ácaros, no superará su alergia inhalando ácaros por la nariz o hacia los pulmones. Entonces, ¿cómo es que una serie de inyecciones que incluyen las sustancias que detonan sus alergias lo alivian de sus síntomas de alergia? La inmunoterapia alergénica funciona como una vacuna. Su cuerpo responde a las cantidades inyectadas de un alergeno en particular, suministrado en dosis gradualmente mayores, desarrollando una inmunidad o tolerancia a el (los) alergeno(s). Como resultado de esos cambios inmunológicos, la inmunoterapia puede producir una disminución o desaparición de los síntomas de alergia cuando se ve expuesto al (los) alergeno(s) incluido(s) en la vacuna para la alergia. Por lo general la inmunoterapia consiste de dos fases: una fase de acumulación y una fase de mantenimiento. • Fase de acumulación: se trata de recibir inyecciones con cantidades cada vez mayores de los alergenos. La frecuencia de las inyecciones durante esta fase por lo general varía de 1 a 2 veces por semana, aunque en ocasiones se hacen programas de acumulación más rápidos. La duración de esta fase depende de la frecuencia de las inyecciones, pero por lo general va de 3 a 6 meses. • Fase de mantenimiento: Esta fase inicia cuando se alcanza la dosis terapéutica efectiva. La dosis de mantenimiento efectiva es diferente para cada persona, dependiendo de su nivel de sensibilidad al alergeno (su "grado" de alergia a los alergenos en la vacuna) y su respuesta a la fase de acumulación de la inmunoterapia. Al alcanzar la dosis de mantenimiento, transcurrirán períodos más largos entre cada tratamiento de inmunoterapia. Los intervalos entre las inyecciones de inmunoterapia de mantenimiento por lo general varían de cada 2 a cada 4 semanas. Su especialista en alergias / inmunólogo decidirá el intervalo correcto para usted. Los beneficios de la inmunoterapia, en términos de reducción de los síntomas de alergia, pueden iniciar durante la fase de acumulación, pero pueden tardar hasta 12 meses con la dosis de mantenimiento. La mejoría con la inmunoterapia puede ser progresiva a lo largo del período del tratamiento. La eficacia de la inmunoterapia parece estar relacionada con la duración del tratamiento y la dosis del alergeno. La falta de respuesta a la inmunoterapia puede deberse a factores diversos que incluyen: • Dosis inadecuada del alergeno en la vacuna de la alergia • Ausencia de alergenos que no hayan sido identificados durante la evaluación de la alergia • Altos niveles del alergeno en el medio ambiente (es decir, un control ambiental inadecuado). • Una exposición considerable a detonadores no alérgicos (es decir, humo de tabaco). De no haber mejoría después de un año de inmunoterapia de mantenimiento, se deben explorar los motivos probables de la falta de respuesta. De no encontrar una razón aparente, entonces debe considerarse descontinuar la inmunoterapia y buscar otras opciones de tratamiento. ¿Cuándo se debe interrumpir la inmunoterapia? Si la inmunoterapia resulta exitosa, el tratamiento de mantenimiento por lo general se continúa durante 3 a 5 años. La decisión de interrumpir la inmunoterapia debe analizarse con su especialista en alergias / inmunólogo después de 3 a 5 años de tratamiento. Algunas personas pueden experimentar una remisión perdurable de sus síntomas de alergia pero otros pueden recaer después de descontinuar la inmunoterapia. Por lo tanto, la decisión de interrumpir la inmunoterapia debe ser individualizada. ¿Cuáles son las reacciones probables? Hay dos tipos de reacciones adversas que ocurren con la inmunoterapia: reacciones locales y/o sistémicas. Reacciones locales: Son bastante comunes y se presentan como irritación e inflamación en el lugar de inyección. Esto puede suceder de inmediato o varias horas después del tratamiento. Reacciones sistémicas: son mucho menos comunes que las reacciones locales. Las reacciones sistémicas por lo general son leves y responden rápidamente a los medicamentos. Los síntomas puede incluir un aumento en los síntomas de la alergia como estornudos, congestión nasal o urticaria. Ocasionalmente se puede presentar una reacción sistémica grave llamada anafilaxis después de una inyección de inmunoterapia. Además de los síntomas relacionados con una reacción sistémica leve, los síntomas de una reacción anafiláctica pueden incluir inflamación de la garganta, sibiliancia o una sensación de tirantez en el pecho, náusea, mareo u otros síntomas. Las reacciones sistémicas requieren de tratamiento inmediato. Las reacciones sistémicas más graves se presentan dentro de los 30 minutos siguientes a las inyecciones para la alergia y es por esto que se recomienda que espere en la oficina 30 minutos después de sus inyecciones para la alergia. Su especialista en alergias / inmunólogo está capacitado para supervisar esas reacciones y su personal está capacitado para identificar y aplicar tratamiento para las reacciones sistémicas. Resumen: La inmunoterapia alergénica es un tratamiento eficaz y comprobado para la rinitis alérgica, el asma alérgica y la alergia a las picaduras de insectos. También puede ser eficaz en algunas personas con dermatitis atópica (eczema) si tienen alergias a alergenos transportados en el aire. La inmunoterapia puede modificar potencialmente la enfermedad alérgica, llevando a una remisión duradera de los síntomas de alergia. La inmunoterapia puede representar un papel preventivo en la enfermedad alérgica pediátrica, en términos de desarrollo de asma y nuevas alergias, por lo tanto, consultar al especialista en alergias en una etapa inicial puede ser importante en el niño con síntomas de alergia. Las reacciones adversas a la inmunoterapia son ocasionales, pero requieren de atención médica inmediata y es por eso que la inmunoterapia debe administrarse en instalaciones médicas equipadas adecuadamente y con personal capacitado para identificar y aplicar tratamiento a esas reacciones. Su especialista en alergias / inmunólogo puede ofrecerle más información sobre inmunoterapia alergénica o "inyecciones para la alergia".

¿ Que es la inmunoterapia ?

¿Qué es la inmunoterapia? La inmunoterapia alergénica es una forma de tratamiento con el objetivo de disminuir la sensibilidad a sustancias llamadas alergenos. Esas sustancias se identifican con pruebas de alergenos y son las que detonan los síntomas de alergia cuando se está expuesto a ellas. La inmunoterapia alergénica implica inyectar a un paciente cantidades cada vez mayores de un alergeno durante varios meses. La inmunoterapia ha demostrado evitar el desarrollo de nuevas alergias y, en niños, puede evitar que la enfermedad alérgica progrese hasta convertirse en rinitis alérgica o asma. La inmunoterapia alergénica puede producir alivio perdurable de los síntomas de la alergia después de terminar el tratamiento. ¿Quién debe recibir tratamiento de inmunoterapia? La inmunoterapia solamente se recomienda para el asma, la rinitis y la conjuntivitis alérgica, además de la alergia a la picadura de insectos. No se recomienda la inmunoterapia para alergias a alimentos. La mejor opción para las personas con alergia a ciertas comidas es evitar estrictamente esos alimentos. La decisión de iniciar la inmunoterapia se basará en varios factores, incluyendo: • Duración de la temporada de alergia y gravedad de los síntomas • La medida en que los medicamentos y/o controles ambientales controlan los síntomas de la alergia. • Deseos de evitar el uso de medicamentos a largo plazo. • Tiempo: la inmunoterapia requerirá de un compromiso por un tiempo considerable. • Costo: puede variar dependiendo de la región y la cobertura de su seguro social o privado ¿Los niños pueden recibir inmunoterapia? La edad mínima recomendada para iniciar la inmunoterapia subcutánea es de cinco años por diversas razones, incluyendo las dificultades que pueden presentar los niños menores para cooperar con el programa de inmunoterapia. Estudios recientes han sugerido que la inmunoterapia puede evitar el desarrollo de nuevas alergias en los niños y también puede prevenir el desarrollo del asma en los niños con rinitis. No hay un límite máximo de edad para recibir la inmunoterapia. Al considerar la inmunoterapia en personas mayores, se deben tomar en cuenta las condiciones médicas adicionales (como enfermedad cardiaca) que son más frecuentes en las personas mayores y podrían hacer que la inmunoterapia tenga un potencial de riesgo. ¿Dónde debe aplicarse la inmunoterapia? La inmunoterapia debe aplicarse bajo la supervisión de un médico en instalaciones equipadas con el personal y equipo adecuados para identificar y tratar reacciones adversas a las inyecciones para la alergia. Idealmente, la inmunoterapia debe aplicarse en el consultorio del especialista en alergias / inmunólogo que la prescribe, pero de no ser posible, su especialista en alergias / inmunólogo debe facilitar al médico supervisor instrucciones detalladas sobre su tratamiento de inmunoterapia. ¿Cómo funciona la inmunoterapia? Si usted es alérgico a una sustancia como los ácaros, no superará su alergia inhalando ácaros por la nariz o hacia los pulmones. Entonces, ¿cómo es que una serie de inyecciones que incluyen las sustancias que detonan sus alergias lo alivian de sus síntomas de alergia? La inmunoterapia alergénica funciona como una vacuna. Su cuerpo responde a las cantidades inyectadas de un alergeno en particular, suministrado en dosis gradualmente mayores, desarrollando una inmunidad o tolerancia a el (los) alergeno(s). Como resultado de esos cambios inmunológicos, la inmunoterapia puede producir una disminución o desaparición de los síntomas de alergia cuando se ve expuesto al (los) alergeno(s) incluido(s) en la vacuna para la alergia. Por lo general la inmunoterapia consiste de dos fases: una fase de acumulación y una fase de mantenimiento. • Fase de acumulación: se trata de recibir inyecciones con cantidades cada vez mayores de los alergenos. La frecuencia de las inyecciones durante esta fase por lo general varía de 1 a 2 veces por semana, aunque en ocasiones se hacen programas de acumulación más rápidos. La duración de esta fase depende de la frecuencia de las inyecciones, pero por lo general va de 3 a 6 meses. • Fase de mantenimiento: Esta fase inicia cuando se alcanza la dosis terapéutica efectiva. La dosis de mantenimiento efectiva es diferente para cada persona, dependiendo de su nivel de sensibilidad al alergeno (su "grado" de alergia a los alergenos en la vacuna) y su respuesta a la fase de acumulación de la inmunoterapia. Al alcanzar la dosis de mantenimiento, transcurrirán períodos más largos entre cada tratamiento de inmunoterapia. Los intervalos entre las inyecciones de inmunoterapia de mantenimiento por lo general varían de cada 2 a cada 4 semanas. Su especialista en alergias / inmunólogo decidirá el intervalo correcto para usted. Los beneficios de la inmunoterapia, en términos de reducción de los síntomas de alergia, pueden iniciar durante la fase de acumulación, pero pueden tardar hasta 12 meses con la dosis de mantenimiento. La mejoría con la inmunoterapia puede ser progresiva a lo largo del período del tratamiento. La eficacia de la inmunoterapia parece estar relacionada con la duración del tratamiento y la dosis del alergeno. La falta de respuesta a la inmunoterapia puede deberse a factores diversos que incluyen: • Dosis inadecuada del alergeno en la vacuna de la alergia • Ausencia de alergenos que no hayan sido identificados durante la evaluación de la alergia • Altos niveles del alergeno en el medio ambiente (es decir, un control ambiental inadecuado). • Una exposición considerable a detonadores no alérgicos (es decir, humo de tabaco). De no haber mejoría después de un año de inmunoterapia de mantenimiento, se deben explorar los motivos probables de la falta de respuesta. De no encontrar una razón aparente, entonces debe considerarse descontinuar la inmunoterapia y buscar otras opciones de tratamiento. ¿Cuándo se debe interrumpir la inmunoterapia? Si la inmunoterapia resulta exitosa, el tratamiento de mantenimiento por lo general se continúa durante 3 a 5 años. La decisión de interrumpir la inmunoterapia debe analizarse con su especialista en alergias / inmunólogo después de 3 a 5 años de tratamiento. Algunas personas pueden experimentar una remisión perdurable de sus síntomas de alergia pero otros pueden recaer después de descontinuar la inmunoterapia. Por lo tanto, la decisión de interrumpir la inmunoterapia debe ser individualizada. ¿Cuáles son las reacciones probables? Hay dos tipos de reacciones adversas que ocurren con la inmunoterapia: reacciones locales y/o sistémicas. Reacciones locales: Son bastante comunes y se presentan como irritación e inflamación en el lugar de inyección. Esto puede suceder de inmediato o varias horas después del tratamiento. Reacciones sistémicas: son mucho menos comunes que las reacciones locales. Las reacciones sistémicas por lo general son leves y responden rápidamente a los medicamentos. Los síntomas puede incluir un aumento en los síntomas de la alergia como estornudos, congestión nasal o urticaria. Ocasionalmente se puede presentar una reacción sistémica grave llamada anafilaxis después de una inyección de inmunoterapia. Además de los síntomas relacionados con una reacción sistémica leve, los síntomas de una reacción anafiláctica pueden incluir inflamación de la garganta, sibiliancia o una sensación de tirantez en el pecho, náusea, mareo u otros síntomas. Las reacciones sistémicas requieren de tratamiento inmediato. Las reacciones sistémicas más graves se presentan dentro de los 30 minutos siguientes a las inyecciones para la alergia y es por esto que se recomienda que espere en la oficina 30 minutos después de sus inyecciones para la alergia. Su especialista en alergias / inmunólogo está capacitado para supervisar esas reacciones y su personal está capacitado para identificar y aplicar tratamiento para las reacciones sistémicas. Resumen: La inmunoterapia alergénica es un tratamiento eficaz y comprobado para la rinitis alérgica, el asma alérgica y la alergia a las picaduras de insectos. También puede ser eficaz en algunas personas con dermatitis atópica (eczema) si tienen alergias a alergenos transportados en el aire. La inmunoterapia puede modificar potencialmente la enfermedad alérgica, llevando a una remisión duradera de los síntomas de alergia. La inmunoterapia puede representar un papel preventivo en la enfermedad alérgica pediátrica, en términos de desarrollo de asma y nuevas alergias, por lo tanto, consultar al especialista en alergias en una etapa inicial puede ser importante en el niño con síntomas de alergia. Las reacciones adversas a la inmunoterapia son ocasionales, pero requieren de atención médica inmediata y es por eso que la inmunoterapia debe administrarse en instalaciones médicas equipadas adecuadamente y con personal capacitado para identificar y aplicar tratamiento a esas reacciones. Su especialista en alergias / inmunólogo puede ofrecerle más información sobre inmunoterapia alergénica o "inyecciones para la alergia".

martes, 2 de junio de 2009

¿ Tienes Asma ? ¿Sabes como alimentarte?

El Asma es una enfermedad crónica, es decir, no es una enfermedad que se cure pero sí se puede controlar. Es un trastorno respiratorio caracterizado por el estrechamiento bronquial, los bronquiolos son vías por donde pasa el oxígeno hacia los pulmones; y al inflamarse los bronquiolos se produce dificultad para respirar, excesiva mucosidad y tos. El Asma se puede manifestar o tener a cualquier edad. Esta no se contrae de otra persona. Según la Organización Mundial de la Salud, afecta alrededor del 3 al 7% de la población, siendo los niños los más proclives a padecerla. Signos y síntomas: Las personas que tienen asma despiertan de noche debido a crisis de tos y dificultad respiratoria. Al hacer ejercicio, puede que la respiración se dificulte y el pecho se oprima. Pueden tener una respiración dificultosa, y ataques que aparecen y desaparecen periódicamente. Factores o elementos que pueden desencadenar un ataque de asma: - Humo de cigarrillo - Otro tipo de humo - Polvo de cama y almohadas - Polvo de barrido - Olores penetrantes y rociadores - Polen de árboles y flores - Cambio de Temperaturas - Resfríos * El clima (lluvias) - Correr, deportes y trabajo duro. - Animales con pelo Controlar el asma: Tome los medicamentos para el asma en la forma que el médico se lo haya indicado. Visite al médico 2 a 3 veces al año para que lo controle. Mantengase alejado de las situaciones que pueden provocarle ataques de asma Recomendaciones nutricionales para personas con asma Incrementar el consumo de frutas y vegetales en forma natural; ya que estos contienen antioxidantes, los cuales mejoran la función pulmonar. Disminuir el consumo de frituras y alimentos con alto contenido de grasas, tales como: chocolates, tortas, pizzas, mayonesa, entre otros; ya que los alimentos con bajo contenido de grasa favorecen a la respiración. Incrementar el consumo de cítricos y alimentos fuentes de vitamina B6, así como: carnes, hígado, nueces, huevo, lácteos y pescado. La cafeína relaja los músculos y abre las vías aéreas del pulmón; por ello que entre 2 a 3 tazas de café a diario pueden ser útiles en los adultos. La vitamina e protege modestamente de algunos síntomas propios del Asma, por consiguiente se recomienda el consumo de alimentos fuente de esta vitamina, tales como: maíz, nueces, aceitunas, aceite de oliva.

martes, 5 de mayo de 2009

EL ASMA YA NO ES UNA ENFERMEDAD INCAPACITANTE

Bajó 50% la mortalidad por asma De 1500 defunciones registradas en los 90, hoy se producen 700; aun así, el 90% de éstas podrían evitarse. En los últimos diez años, la mortalidad por asma disminuyó a algo más de la mitad. Pero ésa no es una buena noticia completa, ya que los expertos sostienen que todavía la cifra de decesos es muy alta."Hoy, en el país, mueren anualmente 700 personas por asma, a diferencia de las 1500 que morían en los noventa. Y si disminuyeran el subdiagnóstico y el subtratamiento, la mortalidad podría reducirse aún más, al 10 por ciento", precisó el doctor Ricardo A Farfán Cueto inmunologo, Director del Instituto Peruano de Inmunologia Alergia y Nutricion (IPIAN). Las cifras surgen de una comparación histórica de los registros de defunción, aunque debería tenerse en cuenta que no siempre se precisa la causa que produce el paro cardiorrespiratorio que provoca el deceso. "Si tuviéramos un programa nacional de asma, como en Chile, mejoraría el diagnóstico de la enfermedad y de su gravedad, garantizaría el acceso gratuito a la medicación, permitiría informar mejor a la población para detectar los síntomas de esta enfermedad y educar a los pacientes para que aprendan a tomar los medicamentos y sepan cómo actuar a tiempo", agregó el Dr Farfan. El asma es una inflamación crónica que afecta el sistema respiratorio y produce síntomas como tos, respiración sibilante, falta de aire, agitación o sensación de opresión en el pecho, entre otros. Tiene un origen mixto, ya que en su aparición interactúan los genes -hay 80 identificados, contra 1 que produce la enfermedad pulmonar obstructiva crónica-, la contaminación ambiental y el medio social, que determinará la exposición a los "disparadores" de las crisis asmáticas, como la humedad, el humo de tabaco, los ácaros del polvo o ciertos alimentos y aditivos, entre otros. Según los expertos consultados, aún se desconoce si los medicamentos disponibles controlan los síntomas porque detienen el proceso inflamatorio en las vías respiratorias. "La inflamación está, aunque la persona no sienta o subestime los síntomas, una actitud que es frecuente". Es que no siempre los pacientes cumplen con las indicaciones médicas. De hecho, comentaron los especialistas, entre el 10 y el 15% de los asmáticos siguen fumando, cuando está totalmente desaconsejado hacerlo, o muchos padres le piden al médico un certificado para que su hijo asmático no haga gimnasia en la escuela."En la actualidad, un chico con asma bajo tratamiento no sólo puede hacer actividad física, sino que debe hacerla", comentó el doctor Ricardo Farfan, Mapa local Se estima que en el Perú hay entre 3 y 4 millones de X-AntiVirus: checked by AntiVir MailGuard (Version: 8.0.0.18; AVE: 8.2.0.138; VDF: 7.1.3.44) personas asmáticas, entre chicos y grandes. Sin embargo, sólo el 8% sigue un tratamiento adecuado, según indicaron ayer los especialistas. durante una reunión de la AAMR y la Aaaeic por el Día Mundial del Asma, que se conmemora hoy con el auspicio de la Iniciativa Global para el Asma (GINA, por sus siglas en inglés), en la que participa la Organización Mundial de la Salud.Gran cantidad de ellos ignoran que padecen una enfermedad que aún sigue recibiendo "nombres de fantasía", como los denominó De Gennaro. Los más comunes son: broncoespasmo, bronquitis asmática, asma alérgica, alergia bronquial, bronquitis obstructiva recidivante (BOR), entre otros."Son formas de fantasía para no llamar a la enfermedad por su nombre, aunque ya el asma dejó de ser una condición invalidante como lo era hace muchos años -dijo el especialista-. Y eso no es bueno, porque si uno conoce al enemigo, se puede batallar mejor."Sobre los broncoespasmos pediátricos, los médicos aclararon que si un chico sufre un espasmo bronquial, no significa que sea asmático. "Pero sí cuando tiene más de dos o tres broncoespasmos por año, tiene antecedentes familiares, una espirometría revela una obstrucción respiratoria y un broncodilatador revierte el problema", agregó. El asma en la infancia sigue siendo la principal causa de ausentismo escolar. Cuando no está controlada, también impide participar de actividades deportivas, laborales y sociales. Además, Bergna explicó que una familia puede necesitar asignar entre el 5 y el 15% de sus ingresos al tratamiento."Aunque el asmático no es un discapacitado, tiene una enfermedad crónica y necesita controlarla de por vida. Sin embargo, en el país no hay una cobertura total del tratamiento, y una familia necesita unos 150 dolares por mes para que un hijo pueda manejar la enfermedad con un solo medicamento"

martes, 28 de abril de 2009

Gripe Porcina

Directrices provisionales para el control de infecciones y recomendaciones para el uso de medicamentos antivirales en pacientes con infección presunta o confirmada por influenza porcina (gripe porcina) tipo A (H1N1) y en personas que hayan tenido contacto cercano con ellos .

Objetivo: Proporcionar directrices provisionales sobre el uso de medicamentos antivirales para el tratamiento y la quimioprofilaxis de la infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1). Estas guías incluyen su uso en pacientes con infección presunta o confirmada por el virus de la influenza tipo A (H1N1) y personas que han tenido contacto cercano con ellas. Definiciones de casoUn caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) se define como una persona con enfermedad respiratoria aguda y una infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) confirmada por un laboratorio de los CDC a través de una o más de las pruebas siguientes: método RT-PCR en tiempo real

  • cultivo viral
Periodo infeccioso El periodo infeccioso para un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) se define como el periodo que abarca desde el día anterior a la aparición de la enfermedad hasta los 7 días posteriores a la aparición de la enfermedad. Un presunto caso de infección por el virus de la influenza tipo A (H1N1) se define como: 1) una persona con una enfermedad respiratoria aguda que fue un contacto cercano de un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) durante el periodo infeccioso del caso o 2) una persona con una enfermedad respiratoria aguda que viajó o reside en un área en donde se han presentado casos confirmados de infecciones por el virus de la influenza porcina A (H1N1). Un Contacto cercano se define como: haber estado a unos 6 metros (6 pies) o menos de una persona enferma que tiene un caso presunto o confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1), durante el periodo infeccioso de la enfermedad. Una Enfermedad respiratoria aguda se define como: la aparición reciente de al menos dos de los siguientes síntomas: rinorrea o congestión nasal, dolor de garganta, tos (con o sin fiebre o febrícula) Un Grupo de alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza se define como: una persona que tiene un alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza estacional (ver en ingles, http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr57e717a1.htm). Sin embargo, es muy pronto para establecer qué personas tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones debido a la infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1). Estas directrices se actualizarán tan pronto se disponga de nueva información. Los médicos deben considerar la posibilidad de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) en el diagnóstico diferencial de pacientes con enfermedad respiratoria febril y que: 1) vivan en áreas de los Estados Unidos en las que se han presentado casos confirmados de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) o 2) hayan viajado recientemente a México o hayan tenido contacto directo con personas que tengan una enfermedad respiratoria febril y que en los 7 días anteriores a la aparición de la enfermedad estuvieron en áreas de los Estados Unidos o México en las que se hayan presentado casos confirmados de infecciones por influenza porcina. Consideraciones especiales para los niños No se debe suministrar aspirina o productos que contengan aspirina (p. ej. subsalicilato de bismuto – Pepto Bismol) a ningún caso presunto o confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) que tenga 18 años o menos de edad debido al riesgo de sufrir el síndrome de Reye. Para aliviar la fiebre, se recomienda el uso de otros medicamentos antipiréticos como el acetaminofeno (paracetamol) o medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Resistencia antiviral Este virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) es sensible (susceptible) a los medicamentos antivirales inhibidores de la neuraminidasa: zanamivir y oseltamivir. Es resistente a los medicamentos antivirales del grupo adamantane: amantadina y rimantadina. Los virus de la influenza estacional A y B continúan circulando en los Estados Unidos y México a bajos niveles. Los virus de la influenza humana tipo A (H1N1) que están en circulación en la actualidad son resistentes al oseltamivir y sensibles (susceptibles) al zanamivir, la amantadina y la rimantadina. Los virus de la influenza humana tipo A (H3N2) son resistentes a la amantadina y rimantadina, pero sensibles (susceptibles) al oseltamivir y zanamivir. Por lo tanto, en estos momentos las recomendaciones para el tratamiento antiviral de casos presuntos de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) requieren que se tenga en cuenta la posible infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) al igual que por los virus de la influenza humana y sus diferentes susceptibilidades antivirales. Tratamiento antiviral Presuntos casos Se recomienda el tratamiento antiviral empírico para cualquier persona enferma que se presuma está infectada por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1). El tratamiento antiviral ya sea solo con zanamivir o con una combinación de oseltamivir y amantadina o rimantadina debe iniciarse tan pronto sea posible después de la aparición de la enfermedad. La duración recomendada del tratamiento es cinco días. Las recomendaciones para el uso de antivirales pueden cambiar si se recibe nueva información sobre susceptibilidades antivirales. La dosificación y la programación de las dosis recomendadas para el tratamiento de la infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) son las mismas que las recomendadas para la influenza estacional: (ver en inglés) http://www.cdc.gov/flu/professionals/antivirals/dosagetable.htm#table Casos confirmados Para el tratamiento antiviral de un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) se pueden administrar ya sea oseltamivir o zanamivir. La duración recomendada del tratamiento es cinco días. Se deben considerar recetar estos mismos medicamentos antivirales para el tratamiento de casos cuyas pruebas resulten positivas a la influenza A pero negativas a los virus de la influenza estacional H3 y H1 por el método PCR. Mujeres embarazadas Los medicamentos oseltamivir, zanamivir, amantadina y rimantadina se consideran "medicamentos de categoría C" cuando son utilizados durante el embarazo, lo que significa que no se han realizado estudios clínicos para evaluar su inocuidad en mujeres embarazadas. Se han reportado solamente dos casos de uso de amantadina para la influenza grave durante el tercer trimestre de embarazo. Sin embargo, se ha demostrado en estudios en animales que la amantadina y rimantadina son medicamentos teratogénicos y embriotóxicos si se administran en dosis considerablemente altas. Debido a que se desconocen los efectos de los medicamentos antivirales para la influenza en las mujeres embarazadas y sus fetos, estos cuatro medicamentos, deben usarse durante el embarazo solamente si los beneficios potenciales justifican el riesgo para el embrión o feto; se debe consultar la literatura médica que incluye el fabricante del producto en el empaque. Sin embargo, no se han reportado efectos adversos en mujeres que recibieron oseltamivir o zanamivir durante el embarazo o en sus bebés. Quimioprofilaxis antiviral Para la quimioprofilaxis antiviral de la infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) se recomienda el uso de oseltamivir o zanamivir. La duración de la quimioprofilaxis antiviral es de 7 días después de la última exposición conocida a un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1). La dosificación y la programación de las dosis recomendadas para la quimioprofilaxis de la infección por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) son las mismas que la recomendada para la influenza estacional:(ver en inglés) http://www.cdc.gov/flu/professionals/antivirals/dosagetable.htm#table La quimioprofilaxis antiviral (preexposición o posexposición) con oseltamivir o zanamivir se recomienda para las siguientes personas: Contactos cercanos que viven en la misma casa y han tenido contacto con un caso de infección presunta o confirmada y que tienen un riesgo alto de sufrir complicaciones por la influenza (aquellas con ciertas afecciones crónicas, ancianos). Niños en edad escolar que tienen un riesgo alto de sufrir complicaciones por la influenza (los que tienen ciertas afecciones crónicas) y que han tenido contacto cercano (cara a cara) con un caso de infección presunta o confirmada. Personas que viajan a México y tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza (personas con ciertas afecciones crónicas, ancianos). Personas que trabajan en la frontera con México y tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza (personas con ciertas afecciones crónicas, ancianos). Personal de cuidado de la salud y trabajadores de salud pública que tuvieron contacto cercano, sin medidas de protección, con un caso de infección confirmada por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1) durante el periodo infeccioso de la persona. Se puede considerar realizar la quimioprofilaxis antiviral (preexposición o posexposición) con oseltamivir o zanamivir en las siguientes personas: Cualquier personal del cuidado de la salud que tiene un alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza (personas con ciertas afecciones crónicas, ancianos) que esté trabajando en un área en que se han confirmado casos de influenza porcina tipo A (H1N1) y que esté al cuidado de pacientes con cualquier enfermedad respiratoria febril. Personas que no tienen alto riesgo que viajan a México, personal de socorro inmediato o quienes trabajan en la frontera, y que laboran en áreas con casos confirmados de infecciones por el virus de la influenza porcina tipo A (H1N1). Reacciones adversas y contraindicaciones Para obtener más información sobre los medicamentos antivirales contra la influenza, como sus contraindicaciones y reacciones adversas, por favor consulte en inglés:http://www.cdc.gov/flu/professionals/antivirals/side-effects.htmhttp://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5707a1.htm Se puede obtener más información sobre la influenza porcina en www.cdc.gov/swineflu/espanol o llamando al 1-800-CDC-INFO. Otros enlaces: Preparación y planificación frente a una pandemia de gripe (influenza) *Los enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces. 20 de abril de 2009 INFORMACIÓN GENERAL En el momento se están actualizando las directrices provisionales sobre el uso de medicamentos antivirales, las cuales estarán disponibles pronto. Las infecciones esporádicas en seres humanos por virus de la influenza porcina tipo A (SIV, por sus siglas en inglés) pueden producir una amplia variedad de signos clínicos y síntomas. Muchos casos de infección por SIV en personas tenían antecedentes de contacto físico directo reciente con cerdos antes de la aparición de la enfermedad. Sin embargo, en los casos humanos de infección por SIV también se ha notificado un contacto cercano con cerdos (una distancia de 6 pies o 1,80 m) pero no directo. En las publicaciones científicas se han documentado transmisión de SIV de persona a persona limitada y no continua. Además, algunos casos confirmados de infección por SIV no tenían antecedentes de exposición a cerdos. Si bien en muchos casos se han reportado síntomas similares a los de la influenza (fiebre, tos, dolor de garganta) sin complicaciones, también se han documentado síntomas respiratorios leves (congestión nasal, rinorrea) sin fiebre y ocasionalmente graves. Otros síntomas reportados en la infección por SIV incluyen vómitos, diarrea, mialgia, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga y disnea. La conjuntivitis es inusual, aunque se ha notificado. También se han reportado enfermedades graves (pulmonía, insuficiencia respiratoria) y desenlaces mortales a consecuencia de la infección por SIV. Debe tenerse en cuenta en los casos de infección por SIV la posibilidad de agravamiento de afecciones crónicas subyacentes o de infecciones bacterianas invasivas. Este documento proporciona directrices provisionales para el control de infecciones, el tratamiento y la quimioprofilaxis antiviral y la monitorización de los contactos cercanos a las personas con casos de infección por virus de la influenza porcina, incluida la orientación a los trabajadores sanitarios y al personal de salud pública. Las directrices se actualizarán según sea necesario. DIRECTRICES PROVISIONALES Para la atención médica o la recolección de muestras respiratorias de personas asintomáticas (síntomas respiratorios agudos con o sin fiebre) que tengan casos presuntos o confirmados de infección por el virus de la influenza porcina tipo A (persona enferma que ha tenido contacto cercano con otra de caso confirmado): Periodo infeccioso Las personas con la infección por el virus de la influenza porcina deben ser consideradas potencialmente contagiosas hasta los 7 días posteriores a la aparición de la enfermedad. Las personas que continúen enfermas después de 7 días de aparecida la enfermedad deben ser consideradas potencialmente contagiosas mientras no se alivien los síntomas. Los niños, especialmente los más pequeños, pueden ser más contagiosos durante periodos más largos. La duración de la infecciosidad varía según la cepa del SIV. Definiciones de caso Un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina (SIV) se define como una persona con enfermedad respiratoria aguda y con infección por SIV confirmada por un laboratorio de los CDC a través de una o más de las pruebas siguientes: Método RT-PCR en tiempo real Cultivo viral Cuadruplicación de anticuerpos neutralizadores específicos de SIV Un presunto caso de SIV se define como una persona con una enfermedad respiratoria aguda que era un contacto cercano de un caso confirmado de infección por SIV mientras éste estaba enfermo, o una persona con enfermedad aguda (enfermedad respiratoria aguda) con antecedentes recientes de contacto con un animal con infección por SIV presunta o confirmada. Contacto cercano se define como: aquella persona que ha estado a unos 6 pies (1,80 m) de distancia de una persona enferma que tiene un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina A. Enfermedad respiratoria aguda se define como la aparición reciente de al menos dos de los siguientes síntomas: rinorrea o congestión nasal, dolor de garganta, tos (con o sin fiebre o febrícula). RECOMMENDACIONES PARA EL PERSONAL DE SALUD PÚBLICA Para realizar entrevistas a personas sanas (p.ej., sin enfermedad respiratoria actual), incluidos los contactos cercanos de casos confirmados de infección por el virus de la influenza porcina, no se requiere de equipo de protección individual (EPI) ni quimioprofilaxis antiviral. Para obtener orientación adicional, consulte la sección sobre quimioprofilaxis antiviral. Para realizar entrevistas a personas enfermas, con casos presuntos o confirmados de infección por SIV, se recomienda lo siguiente: Mantener una distancia de al menos 6 pies de la persona enferma. Utilizar equipo de protección individual: respirador N95 ajustado correctamente [si no tiene uno, usar una mascarilla quirúrgica)]. Para recoger muestras respiratorias de personas enfermas con casos presuntos o confirmados de infección por SIV, se recomienda lo siguiente: Utilizar equipo de protección individual: respirador N95 ajustado correctamente [si no tiene uno, usar una mascarilla quirúrgica)]. Al terminar la recolección, colocar todo el EPI en una bolsa para desechos de riesgo biológico. Lavarse bien las manos con agua y jabón o un gel para manos con alcohol. Control de infecciones Control de infecciones recomendado para pacientes no hospitalizados (sala de emergencia, consulta externa o visita domiciliaria): Separarlos de las demás personas en una habitación individual, si la hay, hasta que desaparezcan los síntomas. Si la persona enferma necesita desplazarse a otra parte de la casa, debe usar una mascarilla. Se le debe instar al enfermo a que se lave las manos con frecuencia y que siga las prácticas de higiene respiratoria. Los vasos y otros utensilios para comer que utilice el paciente se deben lavar bien con agua y jabón antes de que los use alguien más. Control de infecciones recomendado para pacientes hospitalizados: Se deben mantener las precauciones estándar y las precauciones para prevenir transmisión por gotas y por contacto durante 7 días después de la aparición de la enfermedad o hasta que se disipen los síntomas. Además, el personal debe usar respiradores N95 cuando ingrese a la habitación del paciente. Utilizar cuartos de aislamiento con presión negativa (AIIR), si los hay, para evitar infección por vía aérea; de lo contrario, utilizar habitaciones individuales para pacientes manteniendo la puerta cerrada. Para realizar aspiración de secreciones, broncoscopia o intubación, utilizar cuartos de aislamiento con presión negativa. EPI recomendado para el personal que proporciona cuidados médicos a las personas enfermas: Bata desechable, guantes, gafas de seguridad (goggles), respirador N95. Tratamiento antiviral El tratamiento antiviral para casos presuntos o confirmados de infección por virus de la influenza porcina puede consistir en oseltamivir o zanamavir, sin que haya una preferencia específica en este momento. Las recomendaciones sobre el uso de medicamentos antivirales pueden cambiar a medida que se reciba más información sobre susceptibilidades antivirales. Comenzar el tratamiento lo antes posible después de que aparezcan los síntomas. Oseltamivir: La dosis recomendada para el tratamiento de niños que pesan 15 kg o menos es de 30 mg dos veces al día. Para niños que pesan más de 15 kg hasta 23 kg, la dosis es de 45 mg dos veces al día. Para niños que pesan más de 23 kg hasta 40 kg, la dosis es de 60 mg dos veces al día. Para niños que pesan más de 40 kg, la dosis es de 75 mg dos veces al día. Para personas de 13 años de edad en adelante: 75 mg dos veces al día durante cinco días Zanamivir es una alternativa para el tratamiento de la influenza en pacientes de 7 años de edad en adelante; la dosis varía según la edad. Este medicamento no ha sido aprobado para tratar la influenza en niños <7 años. Se trata de un medicamento de inhalación oral que se administra con un inhalador en disco dos veces al día durante cinco días. La dosis recomendada para el tratamiento de personas de 7 años de edad en adelante es de 2 inhalaciones dos veces al día durante cinco días (2 inhalaciones de 5 mg cada una dos veces al día durante cinco días) Quimioprofilaxis antiviral La quimioprofilaxis antiviral (preexposición o posexposición) se debe considerar para las personas que han tenido contacto cercano a una persona con infección por virus de la influenza porcina confirmada o altamente sospechosa. Contacto cercano se define como: aquella persona que ha estado a unos 6 pies (1,80 m) de distancia de una persona enferma que tiene un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina A (p. ej., quimioprofilaxis posexposición tras exposición cercana sin protección). La quimioprofilaxis antiviral dura 7 días después de la última exposición conocida. Oseltamivir: Se administra por la boca una vez al día durante siete días después de la última exposición conocida; la dosis para los niños entre 1 y 12 años de edad varía según la edad y el peso (disponible en suspensión, cápsulas de 30 mg, 45 mg, 75 mg). La dosis de la quimioprofilaxis recomendada para niños que pesan menos de 15 kg es de 30 mg una vez al día. Para aquellos que pesan más de 15 kg hasta 23 kg, la dosis es de 45 mg una vez al día. Para niños que pesan más de 23 kg hasta 40 kg, la dosis es de 60 mg una vez al día. Para niños que pesan más de 40 kg, la dosis es de 75 mg una vez al día. Para personas de 13 años de edad en adelante: 75 mg una vez al día durante siete días Zanamivir es una alternativa a la quimioprofilaxis para pacientes de 5 años de edad en adelante; la dosis varía con la edad. Es un medicamento de inhalación oral que se administra con un inhalador en forma de disco. La dosis es de 2 inhalaciones orales una vez al día durante siete días (2 inhalaciones de 5 mg cada una, una vez al día durante siete días). Seguimiento o vigilancia de los contactos cercanos expuestos Los contactos cercanos se definen como las personas que estuvieron a unos 6 pies de distancia de una persona con un caso confirmado de influenza porcina cuando ésta se encontraba enferma por un total de hasta 7 días después de aparecida la enfermedad. Ejemplos de casos cercanos son miembros de la familia, personas con las que se interactúa en situaciones sociales, personal de salud pública, trabajadores sanitarios y otros. A los contactos cercanos se les debe monitorizar diariamente para detectar fiebre (temperatura =38.0 ºC) y síntomas respiratorios hasta por un total de 7 días después de la última exposición conocida a una persona enferma con un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina. A los contactos cercanos de una persona enferma con un caso confirmado de infección por el virus de la influenza porcina se les debe educar sobre los signos y síntomas de esta infección y aconsejarles que se comuniquen con el personal de salud pública si aparecen fiebre o febrícula o cualquier síntoma en el aparato respiratorio hasta por un total de 7 días después de la última exposición conocida a la persona enferma.

Inmunologia y Alergias comparte

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.