miércoles, 10 de junio de 2009

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia alergénica es una forma de tratamiento con el objetivo de disminuir la sensibilidad a sustancias llamadas alergenos. Esas sustancias se identifican con pruebas de alergenos y son las que detonan los síntomas de alergia cuando se está expuesto a ellas. La inmunoterapia alergénica implica inyectar a un paciente cantidades cada vez mayores de un alergeno durante varios meses. La inmunoterapia ha demostrado evitar el desarrollo de nuevas alergias y, en niños, puede evitar que la enfermedad alérgica progrese hasta convertirse en rinitis alérgica o asma. La inmunoterapia alergénica puede producir alivio perdurable de los síntomas de la alergia después de terminar el tratamiento. ¿Quién debe recibir tratamiento de inmunoterapia? La inmunoterapia solamente se recomienda para el asma, la rinitis y la conjuntivitis alérgica, además de la alergia a la picadura de insectos. No se recomienda la inmunoterapia para alergias a alimentos. La mejor opción para las personas con alergia a ciertas comidas es evitar estrictamente esos alimentos. La decisión de iniciar la inmunoterapia se basará en varios factores, incluyendo: • Duración de la temporada de alergia y gravedad de los síntomas • La medida en que los medicamentos y/o controles ambientales controlan los síntomas de la alergia. • Deseos de evitar el uso de medicamentos a largo plazo. • Tiempo: la inmunoterapia requerirá de un compromiso por un tiempo considerable. • Costo: puede variar dependiendo de la región y la cobertura de su seguro social o privado ¿Los niños pueden recibir inmunoterapia? La edad mínima recomendada para iniciar la inmunoterapia subcutánea es de cinco años por diversas razones, incluyendo las dificultades que pueden presentar los niños menores para cooperar con el programa de inmunoterapia. Estudios recientes han sugerido que la inmunoterapia puede evitar el desarrollo de nuevas alergias en los niños y también puede prevenir el desarrollo del asma en los niños con rinitis. No hay un límite máximo de edad para recibir la inmunoterapia. Al considerar la inmunoterapia en personas mayores, se deben tomar en cuenta las condiciones médicas adicionales (como enfermedad cardiaca) que son más frecuentes en las personas mayores y podrían hacer que la inmunoterapia tenga un potencial de riesgo. ¿Dónde debe aplicarse la inmunoterapia? La inmunoterapia debe aplicarse bajo la supervisión de un médico en instalaciones equipadas con el personal y equipo adecuados para identificar y tratar reacciones adversas a las inyecciones para la alergia. Idealmente, la inmunoterapia debe aplicarse en el consultorio del especialista en alergias / inmunólogo que la prescribe, pero de no ser posible, su especialista en alergias / inmunólogo debe facilitar al médico supervisor instrucciones detalladas sobre su tratamiento de inmunoterapia. ¿Cómo funciona la inmunoterapia? Si usted es alérgico a una sustancia como los ácaros, no superará su alergia inhalando ácaros por la nariz o hacia los pulmones. Entonces, ¿cómo es que una serie de inyecciones que incluyen las sustancias que detonan sus alergias lo alivian de sus síntomas de alergia? La inmunoterapia alergénica funciona como una vacuna. Su cuerpo responde a las cantidades inyectadas de un alergeno en particular, suministrado en dosis gradualmente mayores, desarrollando una inmunidad o tolerancia a el (los) alergeno(s). Como resultado de esos cambios inmunológicos, la inmunoterapia puede producir una disminución o desaparición de los síntomas de alergia cuando se ve expuesto al (los) alergeno(s) incluido(s) en la vacuna para la alergia. Por lo general la inmunoterapia consiste de dos fases: una fase de acumulación y una fase de mantenimiento. • Fase de acumulación: se trata de recibir inyecciones con cantidades cada vez mayores de los alergenos. La frecuencia de las inyecciones durante esta fase por lo general varía de 1 a 2 veces por semana, aunque en ocasiones se hacen programas de acumulación más rápidos. La duración de esta fase depende de la frecuencia de las inyecciones, pero por lo general va de 3 a 6 meses. • Fase de mantenimiento: Esta fase inicia cuando se alcanza la dosis terapéutica efectiva. La dosis de mantenimiento efectiva es diferente para cada persona, dependiendo de su nivel de sensibilidad al alergeno (su "grado" de alergia a los alergenos en la vacuna) y su respuesta a la fase de acumulación de la inmunoterapia. Al alcanzar la dosis de mantenimiento, transcurrirán períodos más largos entre cada tratamiento de inmunoterapia. Los intervalos entre las inyecciones de inmunoterapia de mantenimiento por lo general varían de cada 2 a cada 4 semanas. Su especialista en alergias / inmunólogo decidirá el intervalo correcto para usted. Los beneficios de la inmunoterapia, en términos de reducción de los síntomas de alergia, pueden iniciar durante la fase de acumulación, pero pueden tardar hasta 12 meses con la dosis de mantenimiento. La mejoría con la inmunoterapia puede ser progresiva a lo largo del período del tratamiento. La eficacia de la inmunoterapia parece estar relacionada con la duración del tratamiento y la dosis del alergeno. La falta de respuesta a la inmunoterapia puede deberse a factores diversos que incluyen: • Dosis inadecuada del alergeno en la vacuna de la alergia • Ausencia de alergenos que no hayan sido identificados durante la evaluación de la alergia • Altos niveles del alergeno en el medio ambiente (es decir, un control ambiental inadecuado). • Una exposición considerable a detonadores no alérgicos (es decir, humo de tabaco). De no haber mejoría después de un año de inmunoterapia de mantenimiento, se deben explorar los motivos probables de la falta de respuesta. De no encontrar una razón aparente, entonces debe considerarse descontinuar la inmunoterapia y buscar otras opciones de tratamiento. ¿Cuándo se debe interrumpir la inmunoterapia? Si la inmunoterapia resulta exitosa, el tratamiento de mantenimiento por lo general se continúa durante 3 a 5 años. La decisión de interrumpir la inmunoterapia debe analizarse con su especialista en alergias / inmunólogo después de 3 a 5 años de tratamiento. Algunas personas pueden experimentar una remisión perdurable de sus síntomas de alergia pero otros pueden recaer después de descontinuar la inmunoterapia. Por lo tanto, la decisión de interrumpir la inmunoterapia debe ser individualizada. ¿Cuáles son las reacciones probables? Hay dos tipos de reacciones adversas que ocurren con la inmunoterapia: reacciones locales y/o sistémicas. Reacciones locales: Son bastante comunes y se presentan como irritación e inflamación en el lugar de inyección. Esto puede suceder de inmediato o varias horas después del tratamiento. Reacciones sistémicas: son mucho menos comunes que las reacciones locales. Las reacciones sistémicas por lo general son leves y responden rápidamente a los medicamentos. Los síntomas puede incluir un aumento en los síntomas de la alergia como estornudos, congestión nasal o urticaria. Ocasionalmente se puede presentar una reacción sistémica grave llamada anafilaxis después de una inyección de inmunoterapia. Además de los síntomas relacionados con una reacción sistémica leve, los síntomas de una reacción anafiláctica pueden incluir inflamación de la garganta, sibiliancia o una sensación de tirantez en el pecho, náusea, mareo u otros síntomas. Las reacciones sistémicas requieren de tratamiento inmediato. Las reacciones sistémicas más graves se presentan dentro de los 30 minutos siguientes a las inyecciones para la alergia y es por esto que se recomienda que espere en la oficina 30 minutos después de sus inyecciones para la alergia. Su especialista en alergias / inmunólogo está capacitado para supervisar esas reacciones y su personal está capacitado para identificar y aplicar tratamiento para las reacciones sistémicas. Resumen: La inmunoterapia alergénica es un tratamiento eficaz y comprobado para la rinitis alérgica, el asma alérgica y la alergia a las picaduras de insectos. También puede ser eficaz en algunas personas con dermatitis atópica (eczema) si tienen alergias a alergenos transportados en el aire. La inmunoterapia puede modificar potencialmente la enfermedad alérgica, llevando a una remisión duradera de los síntomas de alergia. La inmunoterapia puede representar un papel preventivo en la enfermedad alérgica pediátrica, en términos de desarrollo de asma y nuevas alergias, por lo tanto, consultar al especialista en alergias en una etapa inicial puede ser importante en el niño con síntomas de alergia. Las reacciones adversas a la inmunoterapia son ocasionales, pero requieren de atención médica inmediata y es por eso que la inmunoterapia debe administrarse en instalaciones médicas equipadas adecuadamente y con personal capacitado para identificar y aplicar tratamiento a esas reacciones. Su especialista en alergias / inmunólogo puede ofrecerle más información sobre inmunoterapia alergénica o "inyecciones para la alergia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Inmunologia y Alergias comparte

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.